Las fuerzas de seguridad han detenido en la AP-7 a un radical islamista de origen holandés al que los servicios de inteligencia tenían fichado como un peligroso sospechoso.

Ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha avanzado esta detención en una entrevista en Antena 3 tras ser preguntado por la búsqueda de este hombre, Khalid Makran, de nacionalidad holandesa.

Los servicios de inteligencia habían advertido a la Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos de la radicalidad de este hombre al que se había visto por última vez en Salou (Tarragona) con una conducta “irregular”, con “soflamas islamistas” y que se dirigió a una comisaría de los Mossos, según el ministro.

Marlaska ha añadido que tenía antecedentes criminales y “evidentemente” las fuerzas de seguridad aconsejaban su localización y detención.