El abogado Adolf Rousaud, junto al presidente de Bon Preu, Joan Font, ayer tras la celebración del juicio. Europa press

Los propietarios de la cadena catalana de supermercados se vieron ayer las caras en el juzgado y se amagó con la posibilidad de suspender pagos o dividir la empresa en dos.

Los hermanos Joan y Josep Font, copropietarios al 50% de Bon Preu, se vieron ayer finalmente las caras en el juzgado tras varios años de enfrentamiento y desavenencias causadas por la política de remuneración y reparto de dividendos de la cadena de supermercados. Según el sentido de la sentencia judicial y si no se alcanza finalmente un acuerdo, el conflicto podría acabar con la escisión del grupo de distribución en dos mitades. Bon Preu facturó 1.199 millones en 2017, un 11% más.

Lea la noticia completa en la edición impresa o en EXPANSIÓN en Orbyt

http://www.expansion.com/catalunya/2018/10/25/5bd0d8e3468aeb634c8b46e8.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here