Este edificio del 266-270 del Passeig Taulat se compró por 58,9 millones en 2006 y se vendió por 35,5 millones en 2014

La venta de edificios públicos por 552 millones entre 2012 y 2014 alivió las cuentas autonómicas, pero la Generalitat deberá desembolsar 787 millones en alquileres hasta 2034.

Entre 2012 y 2014, el Govern de Artur Mas llevó a cabo un intensivo plan de venta de edificios públicos con el objetivo de ganar liquidez de forma urgente y reducir la abultada deuda de la Generalitat. En tres años, logró ingresar 552 millones de euros. El planteamiento inicial era que la Generalitat se quedara como inquilina, pero el entonces conseller de Economia, Andreu Mas Colell, y el director general de Patrimoni, Salvador Estapé, elaboraron un plan de racionalización y optimización de los espacios de la Generalitat y lo vendieron como un gran ahorro.

Lea la noticia completa en la edición impresa o en EXPANSIÓN en Orbyt

http://www.expansion.com/catalunya/2018/10/23/5bce38b0e2704e208b8b4775.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here